Toreros Heridos

Esta última cornada de El Cid en Navalcarnero, además, por partida doble en el muslo y en el hombro, me ha hecho reflexionar sobre las razones que hacen que unos toreros resulten heridos con más frecuencia que otros. La respuesta obvia es el riesgo que cada torero quiera conscientemente asumir, pero esto no siempre es así. También está el estilo y la forma de entender el toreo de cada matador. Este año Morante y El Cid han recibido cornadas dos tardes, que yo recuerde, y estos diestros, cada uno en su estilo, torean muy de verdad, muy entregados. En este sentido también podríamos agregar a Perera, herido varias veces el año pasado y este. Dicen que los toreros cuando más riesgo corren es cuando están toreando entregados y eso es verdad.

También cabe preguntarse el por qué a otros toreros lo cogen tan poco los toros. Enrique Ponce lleva casi 20 años de alternativa, en figura del toreo, y apenas puede contar sus cornadas; al mismo Fandi, toreando más de 100 corridas por año, también lo respetan los toros. Otros que están en la mente de todos, pensamos que tienen pocas cornadas, sencillamente, porque no se arriman. 

Yo creo que en épocas anteriores los toros daban más leña. Ahí tenemos a Diego Puerta, de indudable valor y entrega, con el cuerpo cosido a cornadas, o a Emilio Oliva con un par de extremaunciones. El mismo Curro Romero, al que los indocumentados calificaban como toreo medroso, tiene más cornadas que juntos hacen varios toreros de los primeros del escalafón, y también porque toreaba muy de verdad. 

Es indudable que la técnica influye. A esto atribuyen que a Ponce le levanten los pies tan poco del suelo, y a El Juli, torero poderoso donde los haya y a Paco Camino, muchos años en figura con pocos percances. También los estilos de cada uno tienen que ver, a Emilio Muñoz lo cogían mucho porque toreaba muy descubierto en su última época. Lo que este año me tiene despistado es lo de José Tomás, que ha pasado de cornada por tarde a hacer una temporada casi inmaculada, y conste que sigue arriesgando como el que más y toreando tan quieto como el que más, y sin embargo, ya ven, este año no lo cogen. ¿Será que también influye eso de la suerte?

Esta entrada ha sido creada en General. Marca el permalink. Enviar un comentario o deja un trackback: URL para trackback.

6 Comentarios

  1. Enviado el 11 septiembre 2009 a las 15:39 pm | Permalink

    Mi opinión (personalísima y discutible por ello) acerca del caso particular de Enrique Ponce, es que precisamente por su movimiento de pies durante la lidia, es que los toros no le prenden. Y escribo mi experiencia personal: Nunca le he visto dar dos muletazos en un mismo sitio, a diferencia de otros toreros de los mencionados en la entrada, que se quedan “más quietos” y por eso los toros los prenden y lesionan. Observen el “juego de pies” de Ponce y quizás vean lo que yo alcanzo a entender.

    Saludos desde Aguascalientes, México.

  2. Miguel
    Enviado el 15 septiembre 2009 a las 10:25 am | Permalink

    Pues Finito llegó a la nada despreciable cifra de 1000 toros sin cornadas

  3. m.v.c.
    Enviado el 15 septiembre 2009 a las 17:33 pm | Permalink

    Creo que todos nos hemos preguntado, lo que tu planteas. . ¿es que la temporada pasada Jose Tomas se dejaba coger ? ¿han cambiado sus formas ? algo ha pasado.

  4. Enviado el 17 septiembre 2009 a las 8:41 am | Permalink

    Interesante aportación la del amigo Xavier, estaremos pendientes.
    Miguel, lo de Finito está claro, no arriesga un alamar. Si no le hubieran destrozado la femoral de novillero, hubiera sido una figura del torero, y no que se ha quedado en uno por delante que no molesta (gran Matilla).
    mvc, vi un resumen de JT en televisión y está impresionante.

  5. nacho
    Enviado el 17 septiembre 2009 a las 9:13 am | Permalink

    Permítaseme la broma (aunque con la guasa sevillana que predica siempre Antonio Burgos),a lo mejor es que para que Enrique Ponce se cruce en la cara del toro es que habrá que poner pasos de cebra y peatones en el albero.Y siempre he creido que JT se quedaba descubierto queriendo,lo que ocurre es que este año no lo han “calado”,sólo ha tenido revolcones.
    Un saludo.
    P.D.Puede que se crea que tengo mala idea,pero es mi opinión.

  6. capote
    Enviado el 18 septiembre 2009 a las 12:56 pm | Permalink

    Yo creo que influye un poco la suerte de que el animal que toque en suerte tenga nobleza, sirva de ejemplo el reportajeque hace poco vi en el genial programa de Toros para Todos de una faena de Perera en la que el toro le toca la taleguilla pero no le prende.

    En cuanto a lo de Ponce me tendré que fijar aunque pienso que tiene tan buena técnica que eso lo salva de los apuros, cuando dicen los entendido que es el catedrático del toreo será por algo, pero como Morante no hay “naide”.

Envía tu comentario

Su correo nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*